Archive for 24 agosto 2009|Monthly archive page

La genética y el deporte: el caso de Caster Semenya (Campeona del mundo de 800 metros; Berlín 2009)

La genética está a nuestro alrededor y cada día un poco más. Gracias, entre otras cosas, a las series de policias (como C.S.I.) nadie duda de la posibilidad de identificar un cadáver o a su asesino gracias al ADN; todos sabemos que se puede determinar la paternidad de una manera similar  o que los análisis genéticos correcta o incorrectamente utilizados pueden protagonizar la vida de muchas familias y el debate político tras un accidente aéreo (como en el caso del Yak-42 en Turquía en el año 2003).

Además de ello se habla de los usos terapéuticos de la terapia génica, de las células madre… e incluso de la clonación humana (hoy todavía una utopía y un tabú).

En el deporte la genética aparece con usos, fundamentalmente negativos.

El dopaje genético, que podría definirse como el uso no terapéutico de la terapia génica para mejorar el rendimiento atlético, es uno de ellos. Desde hace algunos años se teme su aparición y supondría un reto por su difícil detección y sus consecuencias imprevisibles.

TOPSHOTS-ATHLETICS-WORLD-800MEn el caso de Caster Semenya (Sudáfrica, 1991) se plantea una situación recurrente en el deporte femenino; parece lógico pensar que las mujeres deben competir con otras mujeres y los hombres con otros hombres. A ninguna mujer se le ocurriría competir contra los hombres pero en el caso contrario parece evidente la ventaja; pongamos un ejemplo: el record mundial femenino de los 100 metros lisos es de 10,49 segundos y, en esta temporada, cuatro atletas españoles ( y muchas decenas de extranjeros) han rebajado esa marca.

Ante esa posibilidad y la certeza de que ocurrían casos,  el Comite Olímpico Internacional decidió  introducir los controles de sexo (de feminidad),  en los Juegos Olímpicos de México’68, dejaron de ser obligatorios en los de Sydney 2000 y ahora sólo se practican en casos excepcionales.

Se discute sobre si Semenya es una mujer o un hombre o quizás un hombre con aspecto de mujer; se habla de las formas en que se ha tratado el tema; se habla del pasado turbulento de su entrenador y la testosterona (hormona masculina). Hoy el Daily Telegraph publica los resultados de unos análisis realizados antes del Mundial de Atletismo en los que Caster Semenya da el triple de testosterona  que el habitual en una mujer.

Finalmente será la genética la que determinará la composición de los cromosomas sexuales de esta persona y se acabará con muchas elucubraciones y debates.

Imagen tomada de: http://www.nydailynews.com/

 

Anuncios