Archive for 18/10/09|Daily archive page

La baja actividad física en la adolescencia se vincula al cáncer cerebral

gliomaCorresponsal: Luis Navallas

El glioma, una forma de cáncer cerebral mortal en la mayoría de los casos, podría estar vinculado a la actividad física realizada durante la adolescencia, según un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos que se publica en la revista ‘Cancer Research’.
Según explica Steven C. Moore, responsable del estudio, “nuestros descubrimientos sugieren que los factores biológicos asociados al gasto de energía y al crecimiento durante la adolescencia podrían jugar un importante papel en el glioma. Este indicio podría ayudar a los investigadores a comprender mejor las importantes características de la biología del glioma y los posibles factores del estilo de vida modificables que podrían ser importantes para prevenir esta enfermedad”.
Los gliomas son el tipo más común de cáncer cerebral, constituyen casi el 80 por ciento de los cánceres del cerebro y el sistema nervioso central. Aunque se sabe poco sobre sus causas, algunas evidencias sugieren que exposiciones ambientales durante la infancia y la adolescencia podrían tener un importante papel en su origen.
Los científicos examinaron si marcadores de gasto y consumo energético en los inicios de la vida como actividad física, índice de masa corporal y estatura, se asociaban con el riesgo de glioma.
Cerca de 500.000 hombres y mujeres que participaban en un estudio sobre dieta y salud de los Institutos Nacionales de la Salud de los Estados Unidos completaron un cuestionario inicial entre 1995 y 1996 sobre consumo dietético y otros factores de estilo de vida. Después, los investigadores siguieron a los participantes durante ocho años e identificaron 480 casos de glioma.
Los participantes que fueron físicamente activos durante la adolescencia tenían un menor riesgo de glioma de alrededor del 36 por ciento en comparación con aquellos inactivos. Los investigadores también descubrieron que quienes estaban obesos en la adolescencia tenían un riesgo mayor de padecer la enfermedad de entre tres a cuatro veces que en aquello con peso normal.
Además los investigadores confirmaron los resultados de estudios previos que vinculaban estatura con mayor riesgo de glioma: las personas más altas tenían el doble de riesgo de padecer este cáncer que los más bajos.

Por último, los autores consideran que serán necesarios estudios adicionales para ver si son ciertos estos descubrimientos.

Transcripción literal de: http://www.europapress.es/salud/noticia-baja-actividad-fisica-adolescencia-vincula-cancer-cerebral-20091006190312.html
Imagen tomada de:http://www.mayfieldclinic.com/PE-Glioma.htm

Perros de patas cortas, ¿pura coincidencia?

Corresponsal: Asun Lapuente

Parece que un solo evento evolutivo puede explicar las patas cortas y arqueadas de los actuales perros salchicha, corgi, basset y de al menos otras 16 razas. Así lo ha desvelado un equipo dirigido por el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano (NHGRI), uno de los Institutos Nacionales de la Salud, en Estados Unidos.

Los investigadores examinaron muestras de 835 perros, incluyendo a 95 con patas cortas. El estudio de más de 40.000 marcadores de variación del ADN reveló una característica genética exclusiva de las razas con patas cortas.

Específicamente, los investigadores han encontrado que, a diferencia de otras razas de perros, todas las de perros con patas cortas tienen una copia extra del gen que codifica para una proteína llamada FGF4 que promueve el crecimiento. Aunque es funcional, el gen extra carece de ciertas partes del código de ADN que se encuentran en los genes normales. Estas características condujeron a los investigadores a concluir que el gen extra es lo que se conoce como un retrogén, y que fue insertado, probablemente a consecuencia de un retrovirus, dentro del genoma de los perros, algún tiempo después de que los ancestros de las razas modernas de perros se separaran de los lobos.

Transcripción literal de: http://bolsonweb.com.ar/diariobolson/columna_detalle.php?id_post=3599

La NASA desestima la posibilidad de que un asteroide choque con la Tierra dentro de dos décadas

Corresponsal: Mónica Martín.

Hasta hace unos días, los astrónomos miraban con preocupación a Apofis, un asteroide del tamaño de dos campos de fútbol, que, según los cálculos iniciales, se aproximaría a la Tierra en 2029 con un 2,7 por ciento de posibilidades de impacto. Nuevas estimaciones realizadas desde Hawai disipan el temor a un choque.

El asteroide Apofis fue descubierto en 2004 y se ha calculado que su mayor aproximación a la Tierra ocurrirá el 13 de abril de 2036. Las posibilidades de que el encuentro termine en colisión, que antes eran de una entre 45.000, son ahora de 4 un millón, señaló Steve Chesley, científico de JPL, que presentará hoy un estudio ante la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica de EE.UU. Los nuevos cálculos provienen de las observaciones realizadas por el astrónomo Dave Tholen,  de la Universidad de Hawai, que estima que el cuerpo rocoso del asteroide pasará a unos 29.450 kilómetros de nuestro planeta.

Además, las últimas observaciones han permitido establecer que el asteroide tendrá un nuevo “encuentro cercano” con la Tierra en 2068, con tres posibilidades entre un millón de hacer impacto en nuestro planeta.

Brooke Greenberg, otra adolescente única.

 

enfermedades_rarasCorresponsal: María Artal Falcón

Vive en Baltimore (EEUU), asiste a un colegio de educación especial, se ha convertido en un centro de atención mediática ya que  los dieciséis años que lleva en el mundo apenas parecen haber pasado por ella. Sigue siendo un bebé.

Ya hay una primera conclusión: los científicos afirman que la afección de Brooke no es una versión invertida de otros trastornos conocidos que presentan síntomas contrarios, aquellos que producen envejecimiento prematuro.

Su cerebro, apenas es más maduro que el de un bebé recién nacido. Aunque puede reconocer a su madre y hacer gestos y ruidos para articular sus deseos, no sabe hablar. Sus huesos parecen tener una edad de 10 años y aún conserva los dientes de leche, cuyo desarrollo corresponde a unos ochos años de edad.

Walker, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida del Sur, cree que Brooke es el primer caso detectado de lo que él describe como ”desorganización del desarrollo”.

Walker asegura que en próximos estudios examinará el ADN  de la niña con mayor detalle, para obtener nuevas pruebas. Entre tanto Brooke Greenberg,  ajena a la posibilidad de que en su ADN se encuentre la llave que desvele los grandes enigmas del envejecimiento humano, continuará su vida cotidiana, en su permanente habitación de bebé, mimada por sus padres y hermanas, y cumpliendo meses.

En mi opinión, espero que la enfermedad de Brooke, sirva para investigar nuevas enfermedades y para ayudarnos a envejecer mucho más tarde.

Imagen tomada de: http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2009/06/enfermedades_raras.jpg?w=510&h=394 (Brooke con 8 años, junto a su  hermana Carly, de 5 años)