Archive for 20/03/10|Daily archive page

Nanopartículas Magnéticas para tratar el Cáncer

Corresponsal: Luis Navallas Dito

Un equipo de científicos de Georgia han creado un  nuevo tratamiento  contra el cáncer ovárico que usa nanopartículas magnéticas que se adhieren a las células cancerosas, para facilitar su eliminación. Este tratamiento fue probado en ratones en 2008, y actualmente se ha puesto a prueba usando muestras provenientes de pacientes humanos con cáncer.

Con este tratamiento pretenden desarrollar un método eficaz para reducir la dispersión a otros órganos de las células del cáncer ovárico.

Al pricipio, la idea era poder extraer virus y células infectadas por virus con estas nanopartículas magnéticas. Pero después se empezó a estudiar cómo podrían actuar estas con las células cancerosas. En un primer estudio aplicaron a las células cancerosas de los ratones una etiqueta verde fluorescente, y colorearon de rojo las nanopartículas magnéticas. Luego, usando un imán, consiguieron mover las células verdes cancerosas a la región abdominal.  Ahora han demostrado que la técnica magnética también funciona con las células cancerosas humanas.Foto: Ken Scarberry/Georgia Tech

Muchas veces, La muerte no se debe al tumor original  del cancer sino a los tumores distantes del tumor primario que surgen posteriormente, provocados por células cancerosas que se desplazan por otras partes del cuerpo. Estas células tumorales ambulantes son tan peligrosas porque pueden implantarse en sitios distantes dando lugar a los tumores secundarios.
Este nuevo tratamiento está diseñado para filtrar la sangre o el fluido peritoneal y eliminar esas células cancerosas, por lo que se espera que aumente la longevidad de los pacientes al impedir la constante diseminación metastásica del cáncer.

En  pruebas recientes, los investigadores han capturado las células cancerosas provenientes de muestras humanas con la misma eficacia con que capturaron  células cancerosas de ratones.
El próximo paso será comprobar cuánto puede aumentar esta técnica la supervivencia en modelos animales vivos. Si esas pruebas tienen éxito, entonces se pasará a ensayos con humanos.

En mi opinión, este es un gran descubrimiento que en el futuro puede evolucionar para curar todos los cánceres por completo.

Información sacada de http://www.amazings.com/ciencia/noticias/150310a.html

Imagen tomada de  http://www.amazings.com/ciencia/noticias/150310a.html

La glaciación africana de hace 444 millones de años alcanzó Europa

Corresponsal: Alicia Abenia Pérez 1ºC

La glaciación ocurrida hace 444 millones de años en el polo sur del antiguo macro continente de Gondwana, que abarcaba África, Sudamérica, la Antártida, India, Australia y parte de China, llegó al continente europeo, según una investigación realizada en las obras de la variante ferroviaria de Pajares.

Las obras permitieron descubrir varios depósitos glaciomarinos desconocidos en la cordillera cantábrica por un equipo de investigados liderado por el geólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Juan Carlos Gutiérrez-Marco.

Se trata de la primera evidencia científica de la existencia de valles glaciares en León y Asturias, contemporáneos a la gran glaciación con la que culmina el periodo ordovícico que originó una extinción en masa mayor aún que la que hace 65 millones de años acabó con los dinosaurios y los ammonites,

Estos antiguos valles glaciares, de hasta 250 metros de profundidad y de uno a tres kilómetros de ancho, se encuentran rellenos por areniscas y pizarras con cantos, recubiertos por lo general por una capa de cuarcita depositada en ambientes marinos muy poco profundos al acabar la glaciación. Así, según Gutiérrez-Marco, el hallazgo, que acaba de publicarse en la revista Geology, demuestra que el proceso de incisión erosiva, que dio lugar a los valles “tuvo que realizarse forzosamente bajo una espesa capa de hielo acumulado por encima”. Además, los autores de la investigación plantean que la Península Ibérica tuvo que estar físicamente conectada con las áreas emergidas del macro continente de Gondwana durante la glaciación ordovícica.

El “segundo cerebro” también condiciona nuestra salud

Corresponsal: Asun Lapuente

El sistema nervioso entérico o “segundo cerebro” se encuentra situado en nuestros intestinos, y está compuesto por 100 millones de neuronas. La revista Scientific American analiza el curioso funcionamiento de esta red neuronal, gracias a la que “sentimos” ciertas emociones en la tripa, y también gracias a la que nuestro organismo hace la digestión sin contar con la ayuda del cerebro principal. En la revista se analizan asimismo los resultados de las últimas investigaciones al respecto, que señalan que el segundo cerebro estaría relacionado con diversas enfermedades, como el autismo o la osteoporosis. Este segundo cerebro consiste en una red de neuronas, a menudo pasada por alto, que recubre nuestras vísceras. La profundización en el conocimiento de esta masa de tejido neuronal formada por importantes neurotransmisores está revelando que este segundo cerebro hace mucho más que controlar la digestión de alimentos. El estudio del segundo cerebro ha dado lugar a la neurogastroenterología. La importancia de conocer a fondo el sistema nervioso entérico radicaría en que éste se encarga de que las funciones digestivas mantengan un funcionamiento coordinado e integrado. El segundo cerebro está conectado con el cerebro situado en el interior del cráneo y, determina nuestro estado mental y juega un papel clave en ciertas enfermedades del organismo.

Hallan dos sorprendentes formas de vidas bajo el hielo de la Antártida

Corresponsal: Sofía Cazorla Nuviala

Se trata de un pequeño crustáceo marino similar a nuestros camarones o langostinos comunes, y una extraña especie de medusa, animales que nadie jamás se hubiera esperado encontrar allí.

A más de 180 metros bajo el hielo, en un lugar donde no llega la luz del Sol y apenas pueden sobrevivir unos escasos microbios, científicos de la NASA descubrieron dos extraordinarias formas de vida capaces de resistir estas condiciones extremas.

El hallazgo, que dejó a los investigadores perplejos, puede llevar a los científicos a replantearse cómo puede prosperar la vida en lugares donde parecía imposible.

Los científicos utilizaban una cámara para observar el vientre de un bloque de hielo cuando algo les dejó anonadados. Una criatura parecida a un camarón se acercó nadando y se colocó sobre el cable de la cámara. El equipo también observó un tentáculo que parecía de una medusa.

La naturaleza nunca deja de sorprendernos.

Para más información (y un video) pulsa aquí.