Ayer Aznalcollar, hoy Hungría, ¿mañana…?. Vivir en la sociedad del riesgo

La impactante noticia de la rotura de una balsa tóxica y el consiguiente vertido de aguas y lodos tóxicos que tuvo lugar el pasado lunes en Hungría y que ha afectado a los condados de Veszprem, Gyor-Moson-Sopron y Vas traslada a la actualidad un problema recurrente.

En España, hace doce años, sufrimos un hecho similar al romperse una balsa en la localidad sevillana de Aznalcollar. En estos días España ha ofrecido la experiencia adquirida en ese caso a las autoridades húngaras.

En el caso que nos ocupa la toxicidad del lodo rojo vertido es muy alta y ya se han producido cuatro muertos, seis desaparecidos y centenares de heridos así como incalculables daños materiales y unas repercusiones ambientales imprevisibles; de momento se especula con el riesgo de la llegada de los tóxicos al río Danubio y las previsiones no son nada optimistas. La zona afectada se ha declarado inhabitable y tardará años en recuperar una supuesta normalidad.

Normalidad que hace tiempo se alcanzó, al menos en la versión oficial, en Aznalcollar. No dicen lo mismo los estudios ambientales y los análisis de la zona.

En estos días en los que un almacén de residuos radioactivos sobrevuela nuestras cabezas sin saber (muy bien) donde posarse nos damos cuenta que las cosas son seguras hasta que fallan. Y fallan. Almacenar millones de metros cúbicos (un metro cúbico son 1.000 litros) de productos químicos altamente tóxicos en una balsa es tentar a la suerte. Superar la capacidad de la balsa es suicida. Abandonar esas balsas tras el cierre de la actividad industrial es inaceptable.

En España hay varios cientos de balsas, no todas en buen estado y algunas tan destacadas como las de la mina de Las Cruces en Sevilla, Cerro Colorado y Aguzaderas en la comarca de Río Tinto, Aguas Blancas en Badajoz o algunas de las balsas de estériles de la industria minera del oro en Asturias.

Ahora nos preocupa el tema (es moda) pero la urgencia pasará y seguiremos conviviendo con decenas de riesgos conocidos o desconocidos y si ocurre una catástrofe recuriremos a esa frase que dice: !Ya decía yo…!

Imagen tomada de: http://www.noticiasdenavarra.com/2010/10/06/mundo/espana-ofrece-a-hungria-su-experiencia-en-aznalcollar-y-admite-tener-balsas-similares

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: