Agua en la Luna

Corresponsal: Flor Estrada

Tras una misión que recibió el nombre de Apolo 17 realizada en 1972, se ha descubierto un pequeño, pero no menos importante secreto. De las rocas extraídas del interior lunar se ha descubierto que en el interior de la Luna hay tanta cantidad de agua como en la Tierra. Según el equipo científico del argentino Alberto Saal, profesor asociado de la Universidad de Brown (EEUU), esto ha producido una gran duda y expectación sobre el origen del satélite terrestre.

El equipo de Saal, en 2008, ya había anunciado en ‘Nature’ que la Luna ocultaba agua en su interior, pero entonces había detectado una cantidad muy escasa y muchas voces críticas se alzaron en su contra. Ahora, nuevos análisis publicados en ‘Science’ no sólo confirman lo anterior, sino que muestran que el magma lunar contiene 100 veces más cantidad de agua de la que inicialmente habían pensado. Los investigadores descubrieron el agua en trozos de lava que recogieron los miembros de las misiones Apolo de la NASA en los años 70.

No fue fácil conseguir que la agencia espacial les hiciera llegar las muestras, pero el empeño del geofísico pudo con sus reticencias. Saal explica que en las erupciones volcánicas que hubo en el pasado en la Luna, el 98% del agua que salía al exterior se gasificaba, perdiéndose en el espacio. Esto da a pensar que también se formaban cristales (igual que ocurre en la Tierra) que atrapaban gotas de lava con agua, de forma que no pudo gasificarse. A esto se le da el nombre de “inclusiones fundidas”. En el interior de los diminutos cristales los geoquímicos encontraron evidencias de un agua que no existe a simple vista. En su trabajo, lograron medir 1.200 microgramos de agua por gramo, exactamente la misma proporción que se ha detectado en lavas del fondo del Océano Pacífico.

Este gran descubrimiento consolida la teoría de que la Tierra y la Luna tienen un origen común y que este satélite se formó a causa de un impacto de el impacto de un planeta que desgajó parte de material terrestre que quedó en órbita. Hasta ahora se pensaba que en ese proceso desapareció por evaporación toda el agua lunar, debido a las altas temperaturas que se generaron, pero son teorías que ahora tendrán que revisarse, a la luz de estos nuevos datos. Saal y su equipo esperan que un día se retomen las misiones a la Luna para poder contar con rocas de otros lugares aún inexplorados que ayuden a conocer que otros elementos hay en el interior de ese satélite que nos acompaña. Hasta entonces se había limitado a estudiar el manto de la Tierra, los menos de 100 kilómetros de los 6.000 que tiene el radio del planeta. “Estudiaba lavas de diferentes lugares para ver los reservorios de diferentes elementos cuando me propusieron hacerlo en la Luna”, explica desde Estados Unidos.

Más información en: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/05/26/ciencia/1306406223.html
Imagen tomada de: http://www.astroyciencia.com/wp-content/uploads/2008/02/geologia-de-la-luna.jpg

Nota del administrador del blog: el contenido del artículo, la ortografía y la expresión son realizados libremente por los y las corresponsales y no son modificadas para su publicación.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: