Evolución, genética y creacionismo.

evolucion-darwinCorresponsal: Cristina Sánchez Kolly

El 12 de febrero de hace 202 años nació Charles Darwin el famoso naturalista que enunció la revolucionaria teoría de la evolución en su obra El origen de las especies. Para los que hemos nacido en el siglo XX no nos resultan extrañas las consecuencias de dicha teoría porque hemos crecido con ellas. Pero, en su momento, y después, cuando se han ido encontrando pruebas que afianzan su teoría, fue toda una revolución del pensamiento y de la ciencia.

Para empezar, significa que biológicamente el mono y el hombre tienen un ancestro común. Más aún, con el desarrollo de la Genética, se ha descubierto que el código genético es único para todos los seres vivos

La teoría de la evolución implica que toda la vida ha tenido un ancestro común, que a lo largo del tiempo ha ido evolucionando bajo la influencia de la selección natural, y que ha llevado a la divergencia y diversidad. Al principio, pudo ser una barrera geográfica, la que distanció a dos poblaciones de la misma especie, que a lo largo de los años evolucionaron de distinta manera para adaptarse mejor al ambiente de vida. El problema con el que Darwin no contaba es que los rasgos adquiridos durante el desarrollo no se transmiten a la descendencia; por ejemplo, Rafa Nadal no tendrá hijos con un brazo tan fuerte como el suyo a no ser que entrenen con tanta intensidad como su padre.

Sin embargo tras los experimentos de Mendel y sus famosos guisantes, quedó demostrado que si que hay características que se transmiten a los hijos. Genéticamente se traduce en que los genes, bien por la selección natural o por simple estadística, van cambiando de generación en generación, hasta que ambas poblaciones no pueden entrecruzarse. Esos cambios, llamados mutaciones, pueden ser beneficiosos para esos individuos lo que será más fácil para ellos aparearse con otros individuos de su especie y propagar así esos caracteres beneficiosos. Imaginemos al antecesor de la jirafa con un cuello mucho más corto, cuando nació un individuo con el cuello más largo, éste podría llegar a ramas más altas por lo que podría alimentarse mejor que otros ya que llegaría donde otros no alcanzan y tendría más facilidades para reproducirse y transmitir el carácter de “cuello largo”.

Una de las cosas que más me asombran de la evolución es que tienen que pasar muchos miles de años (incluso millones), para que se cree una nueva especie.

También me parece sorprendente que haya todavía algunas religiones cristianas norteamericanas que se denominan creacionistas, que todavía plantean dudas sobre la validez de las teorías de Darwin creyendo todavía en la creación del mundo tal y como lo cuenta la Biblia.

Incluso a  los católicos no les parece mal la teoría de la evolución ya que en ella podría caber el concepto de Dios (todos los seres vivos proceden de un único individuo).

Imagen tomada de: http://oldcivilizations.files.wordpress.com/2010/05/evolucion-darwin.jpg

Nota del administrador del blog: el contenido del artículo, la ortografía y la expresión son realizados libremente por los y las corresponsales y no son modificadas para su publicación.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: