Archive for 31/01/13|Daily archive page

Un delfín pide ayuda.

130123-Delfin_9b9baff1db70a23efe6a9d8151274087Corresponsal: Cristina Sánchez Kolly

Un grupo de buzos se convirtió el pasado 11 de enero en salvador inesperado de un delfín que acudió a ellos en busca de ayuda para liberarse de una red de pesca  clavada con un anzuelo en su aleta pectoral izquierda.

Todo sucedió cuando un grupo de submarinistas se encontraba observando mantas raya en el océano pacífico cerca de Hawaii, uno de los buzos profesional e instructor del grupo, explicó a Daily Mail que se dio cuenta que el animal mostraba dificultad de movimientos. “La manera en que vino y se apoyó en mí no deja lugar a dudas. El delfín estaba buscando ayuda”, declaró.

Al percatarse del problema,  el buzo trató de desenredar la red de la aleta pectoral del delfín. El animal se mostró paciente y sumiso en todo momento, dejando su bienestar en manos de los buceadores. “Trataba de desenredarlo, tenía el anzuelo en la parte de afuera de la aleta pectoral, y un sedal salía de su boca. Pero la red estaba tan ajustada que le había provocado cortes”, resaltó el experto buceador.

Ante la dificultad de la operación, el instructor optó por usar una navaja para cortar la malla y así facilitar los movimientos del delfín. Después, el mismo animal, tras liberarse, subió a la superficie para tomar aire y regresó para que le extrajera el anzuelo.

Creo que cada vez se dan más evidencias de que el delfín es un ser inteligente ya que es capaz de  aprender y analizar,

Varios estudios sobre la anatomía de este mamífero certifican que el cerebro de un delfín es superior al de un ser humano, no sólo en su tamaño en relación al resto del cuerpo, sino también por lo que a su estructura respecta: el córtex, la parte más nueva evolutivamente hablando del cerebro y la zona donde se genera la conciencia de uno mismo y del entorno, es más compleja en los delfines que en los humanos. Ello ha llevado a que algunos investigadores hayan llegado a la conclusión de que el intelecto del delfín es superior al nuestro, aunque distinto.

Todos los animales se comunican entre sí, pero los delfines tienen un sistema tan complejo de señales que no puede más que pensarse que estamos ante un auténtico lenguaje. Emiten sonidos muy diversos: chillidos, gruñidos, gorjeos y golpeteos, pero no los emiten al azar, sino que parece que siguen pautas; por ejemplo, parece demostrado que realizan preguntas y respuestas. Los sonidos que emiten los delfines no sólo les sirven para comunicarse, sino también para orientarse: los ecos de la emisión de sonidos de frecuencia baja les sirven para orientarse, y los producidos por frecuencias más altas les dan información, con una precisión asombrosa, acerca de los posibles obstáculos que puedan encontrar.

Los delfines son animales sociales que viven en manada, lo cual les favorece tanto para defenderse de los ataques de los depredadores como para asegurar el éxito de la caza. Las madres y los demás adultos del grupo enseñan a los pequeños a comunicarse. Es sabido también que los miembros jóvenes ayudan a los más viejos, por ejemplo sosteniéndoles en la superficie para que respiren sin cansarse demasiado. Son muchos los casos en que delfines han evitado que naúfragos se ahoguen o incluso los han protegido de los tiburones (no sólo pasaba en la famosa serie Flipper que mi padre me cuenta que veía de pequeño).

Imagen tomada de: http://planetatequieroverde.org/wp-content/uploads/2013/01/130123-Delfin_9b9baff1db70a23efe6a9d8151274087.jpg
Fuentes información:
http://www.lavanguardia.com/vida/20130125/54362370500/delfin-pide-ayuda-buzos.html

Nota del administrador del blog: el contenido del artículo, la ortografía y la expresión son realizados libremente por los y las corresponsales y no son modificadas para su publicación.