Archive for 17/10/13|Daily archive page

El hombre Burbuja de la India.

Corresponsal: Sandra Valdovin Rubio

Chandra Insu es un indio de 57 años que desde su adolescencia sufre efectos de una extraña enfermedad que provoca unas extrañas protuberancias en la piel.  Pese a su físico, lleva varios años casados y tiene dos hijos, su mujer afirma que le parece muy guapo en un documental.

Desde hace unos años Winsu ha perdido la esperanza para encontrar cura a este insólito mal, ha estado visitando varios dermatólogos y ninguno ha encontrado la solución a su problema, de hecho, hay especialistas que dicen que es un mal congénito. Winsu ha sufrido bastante ya que apenas sale de casa porque alguna vez lo ha hecho y ha asustado a los niños.  Pero el verdadero problema no es encontrar curar para él sino evitar que a sus hijos les ocurra los mismo ya que a encontrado varios síntomas de las ”burbujas” como él cuando era joven, y lo único que quiere es que sus hijos no terminen como él.  Finalmente el dermatólogo Anthony Gaspari ha identificado que Insu padece neurofibromatosis tipo 1 (NF-1), es un trastorno causado por un mal funcionamiento de los genes y provoca masas no cancerosas en uno cada 2500 personas.

Por fin, el indonesio sabe cual es su mal ya que llevaba 25 años restantes intentando encontrarla y aunque no exista cura puede empezar a mejorar su calidad de vida

Link del artículo e imagen: http://enfermedadesraras.wordpress.com/2013/02/03/chandra-wisnu-el-hombre-burbuja-de-la-india/
http://www.youtube.com/watch?v=zwqMoAtM5EY”> http://www.youtube.com/watch?v=zwqMoAtM5EY

Nota del administrador del blog: el contenido del artículo, la ortografía y la expresión son realizados libremente por los y las corresponsales y no son modificadas para su publicación.

Los afectados por la talidomida reclaman más de 200 millones de euros

Corresponsal: Jessica Esteban Arenas

La talidomida fue desarrollada por la compañía farmacéutica alemana Grünenhtal GmbH. Es un fármaco que fue comercializado a nivel mundial entre los años 1958 y 1963. Lo tomaban las mujeres embarazadas en sus meses de gestación, ya que era un sedante y conseguía calmarles las náuseas. Tuvo un gran éxito popular, debido a que se pensaba que no causaba ningún efecto secundario; lo cual no era cierto, ya que este medicamento provocó que los hijos de las madres que lo tomaban naciesen con malformaciones fetales (sin extremidades, excesiva cortedad) en brazos, piernas e incluso en manos y pies. Una vez comprobados los efectos nocivos del medicamento, fue retirado en los países donde había sido comercializado (más de 50). España lo retiró un año más tarde, en 1963. La farmacéutica Grünenthal, que vendió la talidomida, decía que en el prospecto no excluía  a las embarazadas. El creador, Harald Stock, pidió perdón a las consumidoras 50 años después, por haberle causado malformaciones a sus hijos. Fue encarcelado y durante su estancia en la cárcel, se suicidó.

En Alemania, desde hace tiempo, la farmacéutica paga 7.000 euros al mes a los afectados. Sin embargo en España no pagan nada, y por eso las 180 personas afectadas reconocidas en nuestro país (de las 1.000 que puede haber actualmente, y las 2.000 que ya habrían fallecido) ahora están de juicios, con la finalidad de reclamar al laboratorio farmacéutico responsable de la fabricación de la talidomida, más de 200 millones de euros por indemnización.

Yo estoy de acuerdo con que estas personas afectadas reclamen el dinero. Ya que, si desde un principio se les hubiera dado cierta cantidad, la vida se les hubiese hecho más cómoda en algunos aspectos: estudios, trabajo, hogar… Pero como eso no fue así, han tenido que apañarse con lo que han tenido sus familias y lo que la gente les haya podido ayudar. Así que, por mi parte, ojalá estas cientos de personas ganen el juicio y consigan el dinero que reclaman.

Link de la imagen: https://fuentesdeciencia.files.wordpress.com/2013/10/5c506-thalidomide-birth-defects.jpg
Link de la información: Informativos telecinco y http://es.wikipedia.org/wiki/Talidomida

Nota del administrador del blog: el contenido del artículo, la ortografía y la expresión son realizados libremente por los y las corresponsales y no son modificadas para su publicación.