¿Y si nuestro genoma no fuera del todo humano?

Corresponsal: María Bernal

Ninguno de nosotros es completamente humano, por lo menos no en lo que se refiere al material genético que contienen nuestras células. En efecto, todos los miembros de nuestra especie poseemos, que se sepa hasta ahora, 145 genes “externos”, procedentes de bacterias, virus y otros microorganismos que han logrado “incrustar” parte de su material genético en nuestro genoma.

Esa es, por lo menos, la conclusión de un nuevo estudio publicado en Genome Biology y que aporta, por ahora, las pruebas más convincentes de que a lo largo de nuestra historia evolutiva genes de otras formas de vida han conseguido llegar a formar parte de lo más íntimo de nuestras células.

Alastair Crisp, de la Universidad de Cambridge y autor principal del estudio, apunta en su estudio que los animales, como las bacterias, pueden integrar en sus células material genético externo, que se introduce en forma de pequeños “paquetes” de ADN, o que llega hasta las células transportado por virus. Sin embargo, probar que determinados fragmentos del ADN humano proceden de otros organismos no resulta una tarea fácil.

Analizaron las secuencias genómicas de cuarenta especies distintas de animales, desde simples moscas de la fruta a cebras, gorilas y humanos. Y para cada gen de los genomas estudiados, los científicos buscaron concordancias en todas las bases de datos genéticas existentes, tanto de animales como de plantas, hongos, bacterias y virus. Cuando encontraban un gen de animal más parecido a los de otras criaturas no animales que a cualquier otro animal, los investigadores lo separaban para estudiarlo a fondo.

En total, Crisp y su equipo hallaron cientos de genes que parecen haber sido transferidos a los animales por bacterias, hongos, microorganismos varios e incluso por plantas. En el caso de los seres humanos, hallaron hasta 145 genes que parecen haber “saltado” a nuestro genoma desde organismos mucho más simples.

El artículo, sin embargo, no aporta pista alguna sobre la forma en que esos genes, que ahora cumplen funciones concretas en nuestro metabolismo, sistema inmune y diferentes procesos bioquímicos, han podido llegar hasta allí. Ni tampoco sobre cuándo se pudieron producir esos “saltos”. Para eso, afirma Crisp, hace falta más investigación.

 Fuentes: http://www.abc.es/ciencia/20150316/abci-nuestro-genoma-fuera-todo-201503160949.html

Nota del administrador del blog: el contenido del artículo, la ortografía y la expresión son realizados libremente por los y las corresponsales y no son modificadas para su publicación.

Anuncios

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: